El Arado de Acero Original

Un señor se encuentra al lado de un remolque lleno de arados.

      

En 1837, nuestro fundador, John Deere, era un herrero típico que fabricaba horquillas, herraduras y otros elementos esenciales para la vida cotidiana de la llanura.

Entonces un día, una hoja de sierra partida le presentó una oportunidad. Conocía muy bien la gran dificultad de los agricultores de su región, Grand Detour, Illinois. A menudo, debían interrumpir el trabajo de arado para raspar la tierra pegajosa de los arados de hierro fundido. Imaginó que la tierra se despegaría fácilmente de un arado de acero altamente pulido. Como faltaba acero en la región, Deere compró una sierra de acero averiada y con ella fabricó un nuevo tipo de arado de vertedera.

Ahora, casi dos siglos después, la empresa que se dio a conocer tras el éxito del innovador arado de acero sigue fabricando maquinaria avanzada para ayudar a aquellos vinculados con la tierra.

Aunque el arado original solo hacía una fracción del trabajo que los agricultores realizan con los equipos de labranza modernos, era tecnología de punta para la época. Una prueba realizada por el curador Edward Kendall, del Instituto Smithsonian, del arado John Deere de 1838 demostró el material y diseño innovadores de los primeros arados de Deere. El historiador Wayne Broehl, Jr. lo reiteró al escribir que "Deere tuvo que reflexionar mucho acerca de la forma que iba a dar a la curva de esta placa, porque de ella dependía que los terruños se desprendieran correctamente una vez abierto el surco".

En las siguientes dos décadas, Deere desarrolló canales sólidos de suministro y distribución y mejoró continuamente sus productos en función de las sugerencias de los clientes. Su investigación valió la pena y en 1849 el negocio ya era próspero, produjo 2.000 arados ese año.

Deere siguió ampliando la producción y, en poco tiempo, ya fabricaba arados diferentes, una publicidad de 1857 menciona nueve modelos. La mayoría tenía un diseño similar, pero se diferenciaban en tamaño o material. Después de una visita en 1868, un periódico de Chicago escribió que "John Deere se puede considerar un pionero, o mejor, el pionero de la fabricación de arados de Illinois...". El periódico concluye que "todos los fabricantes de arados lo respetan y rinden honores por su destreza y éxito, y reconocen el servicio que le ha prestado a la agricultura del Oeste con su esfuerzo".

John Deere pasó parte de su jubilación desempeñándose como alcalde de Moline y administrando su hacienda Alderney Hill en la misma ciudad. Durante su vida, el arado de pie se mantuvo como el principal producto de la empresa, complementado por los arados a caballo, sembradoras de maíz, vagones y más.

Hoy, más de 175 años después de que John Deere creara el arado de acero, la empresa ofrece productos y servicios avanzados para aquellos cuyo trabajo se relaciona con la tierra, incluidas algunas variaciones modernas del arado original de John Deere.