Noticias   Febrero 28, 2017

Nuevas tecnologias para el cultivo de la Cebada Maltera

NUEVAS TECNOLOGIAS PARA EL CULTIVO DE LA CEBADA MALTERA

NUEVAS TECNOLOGIAS PARA EL CULTIVO DE LA CEBADA MALTERA

En México existe un gran potencial para la producción de cebada maltera, ya que el país es un gran consumidor y exportador de cerveza, y últimamente se han anunciado grandes inversiones de expansión de las principales plantas cerveceras las cuales demandan mayor cantidad de materia prima, por lo que el productor tiene grandes oportunidades de crecimiento.

Los productores de cebada en el estado de Guanajuato cuentan con amplia experiencia en la producción de este cultivo, sin embargo, están surgiendo nuevas tecnologías que están contribuyendo a mejorar la calidad y a incrementar los rendimientos.

Tradicionalmente, en México se ha producido cebada con variedades de seis hileras, pero debido a que la industria cervecera requiere también variedades de dos hileras, para la producción de cerveza ligera, se pretende que en uno o dos años haya suficiente superficie para satisfacer la demanda la industria. Actualmente, la industria cervecera importa el grano de estas variedades.

La adopción de variedades de cebada de dos hileras es trascendental, por lo que es necesario capacitar y transferir tecnología a los productores sobre el manejo que le debe realizar al cultivo. En la medida en la que el productor cuente con un paquete tecnológico que le ayude a ser más rentable el precio va a dejar de ser el factor determinante de la actividad.

Las variedades de dos hileras son de un ciclo más largo o tardío, necesitando alrededor de 10 días más que las variedades de seis hileras, por lo que se recomienda sembrarlas a finales de noviembre en Guanajuato. Estas variedades son susceptibles al ataque de enfermedades, por lo cual, es recomendable el uso de un buen paquete tecnológico. Asimismo, se están manejando materiales haploides de cebada que aceleran el desarrollo de la planta, sin afectar el rendimiento. Asimismo, ya se ofrece a los productores semilla tratada para protegerla de hongos y plagas, con mayor capacidad para maximizar su potencial genético, pero el agricultor toma la decisión de adquirir o no la semilla tratada. El objetivo del tratamiento de semillas es eliminar las enfermedades que aparecen en las etapas tempranas del cultivo e incrementar los rendimientos promedio. De las 80 mil hectáreas que se siembran en Guanajuato con cebada, actualmente más de 30 mil usan semilla tratada.

El altiplano central, Zacatecas, Durango, Chihuahua, Jalisco, San Luis Potosí, Coahuila, Michoacán y Querétaro son estados que tienen gran potencial para el cultivo de cebada ya que la industria pretende llegar a ser exportadora de cebada.

Las bonificaciones que se ofrecen por la calidad obtenida pueden ascender hasta en un 8% por arriba del precio base. Algunos parámetros de calidad de grano son una humedad de acuerdo a la norma mexicana, un buen tamaño maltero (en donde las variedades de dos hileras tienen una mayor calidad), además de que el grano no esté pelón y/o quebrado. El año pasado se logró una cosecha récord de cebada al obtenerse más de 515 mil toneladas en el Bajío, lo cual fue resultado del esfuerzo conjunto de todos los participantes de la cadena de suministro.

Los productores deben adoptar las nuevas variedades y tecnologías para cumplir con la normatividad de los mercados internacionales. Ahora las compañías están cada vez más cercanas a los productores debido a que se requiere mayor inocuidad en la cebada y cada vez hay más productores que les interesa capacitarse.

Este año se producirán 90 mil hectáreas de cebada en Guanajuato mediante agricultura por contrato con las compañías cerveceras, las cuales están ofreciendo financiamiento al productor en todos los insumos.